Blogia
Matahambre: weblog de Ramón Brizuela Roque

Se puede ser eternamente joven?

Se puede ser eternamente joven?

 

·        El doctor Walter Marcial Martínez Rodríguez tiene parte de la respuesta

·        También le puede decir del envejecimiento de sus órganos

·        Todo esto si lee su reciente libro: El envejecimiento un enfoque materialista

 

“…cada vez más científicos están intentando descubrir algo que nos permita disfrutar de una inmortalidad terrenal: una prolongación indefinida de la vida humana. El objetivo de esos investigadores es encontrar alguna manera de impedir ese inevitable deterioro progresivo al que todos estamos condenados: el envejecimiento.”

 

Aún es un recién nacido, muchos no lo conocen todavía, pero seguro dará que hablar: es el libro El envejecimiento un enfoque materialista, del doctor Walter M. Martínez Rodríguez, especialista en Primero y Segundo grados en Anatomía Patológica y Máster en Longevidad Satisfactoria, además de profesor y miembro de la Sociedad Latinoamericana de Patólogos.

 

El libro, de Ediciones Loynaz, aunque aparentemente podría parecer alejado del objeto social de la casa editorial, por su esencia científico técnica, al decir de su director Juan Ramón de la Portilla, se agradece porque es muy demandado por el público lector, como ya ha ocurrido con entregas similares.

 

Walter nos ofrece el material con la misma pedagogía en que se enfrenta a un aula, va de lo particular a lo general y viceversa, nos aproxima a temas complejos como las diferentes teorías del nacimiento del mundo, y nos trae de vuelta a la naturaleza humana: verdades y posibilidades.

Nos conduce desde la célula, sus formas de reproducción y su muerte; nos habla de la edad promedio del hombre, de cómo viven los animales y hasta de los seres inanimados.

En su libro, aunque breve, no faltan las antiguas teorías de la evolución humana, pero da mayor peso a las recientes que son como búsqueda de la antigua fuente de la juventud. Tampoco nos desconcierta, escribe con total sinceridad sobre lo que se hace actualmente en el mundo y nos ofrece sus criterios.

 

Casi todas las dudas que podamos tener son abordadas en su momento, por eso conocemos qué significan las canas, por qué el diente miente, cual es la causa de las arrugas, y qué recomiendan los científicos con respecto al sexo… una opción que todos aplaudirán.

 

La presentación fue inusual, dos prestigiosos profesionales pinareños ascendieron al podio: un historiador, poeta y narrador: Gerardo Ortega, y un médico, presidente del Club de los 120 años en Pinar del Río: Joaquín Labrador, fue como una melodía a cuatro manos para coincidir en la necesidad y el interés del libro. Y para que no faltara nada, Miriela Mijares, guitarra en ristre, también cantó por más vida.

 

¿Quién no ha querido perpetuarse o por lo menos estar unos añitos más sobre la Tierra? Entonces disipe sus dudas, sepa lo que es posible y lo imposible, acérquese al nuevo texto y no tema por lo de enfoque materialista, no se trata de un libro de política, sino un compendio de cultura y ciencia.

 

 

La publicación por la casa Loynaz de este tipo de texto, comenzó con uno sobre la leptospirosis, nacido de la pluma, la sabiduría, el intelecto y la experiencia del incansable médico e investigador Doctor en Ciencias Rafael García Portela, con un éxito que ha aconsejado una segunda edición, por lo que es probable que el actual libro corra igual suerte.

 

Walter es un inquieto conversador, franco y buen comunicador, no se considera el altisonante científico, lo demuestra con modestia, pero tiene la experiencia y los conocimientos para asegurar que su especialidad: la anatomía patológica, contrario a los que muchos piensan, esta más cerca de la vida que de la muerte, y esa –creo yo- sea la causa que lo impulsa a consultar e investigar sobre la posibilidad de alargar la vida.

 

Por supuesto, todo esto para él sería imposible, si le faltara Anita, compañera de su vida y asesora personal, más el colectivo que diariamente lo acompaña en su querido Hospital Viejo.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Teresa -

No se puede, de lo contrario el viejo dictador asesino se mantendría joven...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres