Blogia
Matahambre: weblog de Ramón Brizuela Roque

El gran enemigo

El gran enemigo

 El hombre tiene muchos enemigos, pero el peor lo asecha desde sus propios orígenes: el cáncer. A partir del pasado año la enfermedad se consideró por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la primera causa de muerte en el mundo. En Cuba desde esa fecha también en ocho de las 14 provincias sucedió lo mismo, aunque no es el caso de Pinar del Río. Se diagnostican cada año en la Isla 27 000 nuevos enfermos -según estadísticas de Salud Pública- y se registran unos 18 000 fallecidos, con tendencia hacia el ascenso. Un dato significativo y doloroso es que en las cifras se incluyen alrededor de 287 niños y jóvenes cada año, con una mortalidad de solo el dos por ciento, pero con gran impacto psicosocial. La representación de la Oficina Panamericana de la Salud y la Organización Mundial en La Habana, precisaba hace un año que el 72 por ciento de las defunciones por cáncer en el 2007 fueron en países de muy bajos ingresos y que para el 2030 serían unos doce millones las muertes. En las naciones en vías de desarrollo las causas más frecuentes de la patología están asociadas a virus, enfermedades infecciosas, tabaquismo, alcoholismo, obesidad, dietas poco saludables, falta de actividad física y otros hábitos de vida incorrectos. Según los expertos es posible prevenir hasta el 30 por ciento de los casos si se modifican los principales factores de riesgo. De todas formas, de seguir igual el comportamiento humano, para dentro de nueve años los pronósticos no son muy alentadores para los países de bajos y medianos ingresos. Lo anterior deberá radicalizarse aún más con la crisis económica mundial, que en el momento de los vaticinios no había empeorado tanto. sala_cancer El personal, además de muy profesional es muy atento Tomando de la estadística nacional la situación específica de Pinar del Río, tenemos que en el año 2006 las principales localizaciones de la enfermedad en las mujeres se presentaban en el siguiente orden: mama, piel, pulmón, cuello del útero, colon, sistema hematopoyético, estómago, ovario y boca. En los hombres el de piel, próstata, pulmón, boca, sistema hematopoyético, laringe, vejiga, estómago y colon. Este orden, en ambos grupos, no tiene que ver con la letalidad. Los más incidentes a nivel general lógicamente son el de pulmón, mama, cérvix, próstata y colon. La mayor mortalidad está en pulmón y mama. El Estado cubano no ha escatimado esfuerzos ni recursos en combatir la enfermedad y la filosofía médica está en el fortalecimiento de la prevención, aunque a veces encuentre oídos sordos, como son los casos del tabaquismo, el alcoholismo y las conductas sexuales inadecuadas, donde el Virus de Papiloma Humano causa estragos. Existen programas especiales, se siguen pautas desde el policlínico, con antecedentes históricos de la oncología cubana que se remonta a mediados de los años 30, aunque es con la Revolución que alcanza su mayor desarrollo y perspectiva. La provincia en su esquema de atención cuenta con el hospital III Congreso, radicado en la capital provincial, además de la unidad de Medicina Nuclear. Lo dicho hasta aquí tiene como propósito concienciar a la población, para evitar estadísticas como las del año 2010 en la provincia, período en que la tasa cruda (sic) fue de 7,5 por cada 1 000 habitantes, con el mayor número de defunciones en mayores de 65 años. Una información del Departamento de Bioestadísticas provincial puntualiza: "Las cinco primeras causas de muerte son enfermedades del corazón, tumores malignos, cerebrovasculares, pulmonares obstructivas crónicas y otras afines y los accidentes, en los que se concentra el 71,39 por ciento de las defunciones. al cuantificar los años de vida dejados de vivir por los pinareños los tumores malignos, o sea el cáncer, ocupa el primer lugar, precisamente en el 2010 se produjeron un total de 1 069 defunciones por cáncer, siendo las principales localizaciones: tráquea, bronquios, pulmón, próstata, mama, estómago y otras. los municipios de mayor mortalidad por esta enfermedad fueron Pinar del Río y Consolación del Sur, los cuales reportaron el 45 por ciento de las muertes en la provincia. El 56 por ciento de las defunciones se produjeron en hombres, coincidiendo las principales localizaciones en pulmón y próstata y en la mujer, pulmón y mama". Al concluir el primer semestre de este año la situación fue similar: se produjeron 487 muertes y las localizaciones más frecuentes siguen en pulmón, próstata y mama. El 54 por ciento de las muertes se han producido en hombres e igualmente los territorios con mayor número de defunciones son Pinar del Río y Consolación del Sur. Sin embargo, hay que insistir en las medidas preventivas, urge eliminar las adicciones, modificar las conductas sexuales, los hábitos alimenticios, dedicar más tiempo al ejercicio físico y combatir actividades que van desde la maduración de frutas con productos químicos altamente cancerígenos y que no están diseñados con ese fin, hasta la elaboración de alimentos, como los ahumados, a veces con dosis inadecuadas. Hay muchas dudas en la población, de si algunos tipos de desodorantes, refrescos instantáneos, pastillas para sazonar o enlatados son nocivos y lógicamente en todos existen riesgos, como también es cierto que ahora se detecta que el Virus del Papiloma Humano está aportando casos de cáncer en el cuello (no cérvix) y cabeza. En la alimentación se sigue apostando por los vegetales, principalmente los de alto contenido de antioxidantes como la espinaca, el brócoli y la zanahoria, pero ¿dónde están? Otro problema que tenemos es con las bebidas, si los rones industriales debidamente certificados hacen daño, se imaginan lo que ocurrirá con los "venenos" caseros que se están ingiriendo. Un ejemplo del esfuerzo estatal lo vemos en el costo de las terapias por tipo de enfermedad; por ejemplo, para el colon se invierte en cada paciente 1 954 dólares en cada tratamiento; para el pulmón 766; cérvix 777; recto 1 803; próstata 1 322; mama 3 732 y laringe 176. Usamos la unidad monetaria norteamericana, porque todos los componentes y medicamentos se adquieren en el exterior y muchas veces en lucha tenaz contra el bloqueo. Y si al principio decíamos que la enfermedad es tan antigua como el hombre, es porque la primera referencia escrita acerca de la existencia de tumores se encuentra en el Papiro de Ebers, de 1 500 años antes de Cristo, en el que los antiguos egipcios ya hablaban de tumores superficiales y se recomendaba no intentar curarlos. El primero en utilizar el término cáncer es Hipócrates (460-375 a.C), que describe diversos tipos de tumores y al utilizar el término cáncer, lo compara con un cangrejo enraizado en los tejidos. Después Galeno (131-201 d.C.) es el primero que pretende hacer una teoría etiológica del cáncer -con mucho de idealismo- intentando referirlo a una bilis negra; además también afirma que el cáncer se presenta en mujeres melancólicas y emotivas, mientras que en otras no. Esta es una historia larga, pero el año 1802 es muy importante en la historia de la cancerología porque surge en Londres el primer Comité para el estudio y la cura de los tumores.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres