Blogia
Matahambre: weblog de Ramón Brizuela Roque

Hallazgos en suelo pinareño enriquecen flora universal

Hallazgos en suelo pinareño enriquecen flora universal

Por Ramón Brizuela Roque / Fotos: Héctor Figini

El hallazgo en suelo pinareño de tres especies de plantas de las familias de las mirtáceas, enriquece los catálogos de la flora universal, y lo que como primicia publica hoy en exclusiva Guerrillero, se oficializará próximamente en la revista científica de referente mundial Willdewia, del Jardín Botánico de Berlín.

El descubrimiento más reciente, informa el doctor en Ciencias Armando Urquiola, director del Jardín Botánico de Pinar del Río, se produjo el pasado 20 de enero, durante una exploración a un lugar poco frecuentado en la Sierra de Galeras, en Viñales.

En la cresta del mogote encontraron la planta, que después de revisar la colección de literatura del herbario nacional se concluyó que era una especie distinta para la ciencia.

Se trata de un arbusto de entre dos y tres metros, parecido a parientes cercanos del mismo hábitat, pero con diferentes formas en las hojas y en el fruto. En la clasificación se inscribe como Psidium mogotera Urquiola & Novo.

Otro hallazgo, de hace un año, pero no divulgado todavía, es del género Plinia, de las que existen otras seis especies en Pinar del Río, distribuidas en mogotes, pizarras, serpentinas y arenas blancas, lo cual indica que es un género cuyos individuos evolucionan en los distintos substratos que conforma el mosaico edáfico vueltabajero.

Fue un hecho casual porque se buscaba a la Plinia orthoclada, muy escasa en arenas blancas y en peligro crítico de extinción, y resultó sorprendente el encuentro de esta hermana, aunque muy distinta en tamaño, color del fruto y un involucro de brácteas acompañando a las ramas jóvenes y a las flores.

Los científicos decidieron entonces nombrarla Plinia involucrata Urquiola & Z. Acosta.

La última es la mirtácea mosiera, que su esbozo fuera iniciado por el investigador alemán Johannes Bisse, en la década del 80 del siglo pasado, pero al fallecer en un accidente en 1984 concluyó la clasificación el doctor Urquiola.

El nombre científico es Mosiera occidentalis Bisse ex Urquiola y se localiza en los suelos de pizarra de Pinar del Río, San Juan y Martínez, Guane y Mantua. Esta es la de ubicación más occidental de las 20 especies cubanas de su tipo y a ello debe su nombre.

En el caso de los tres descubrimientos, como son plantas raras, escasas y en peligro de extinción, el Jardín Botánico pinareño lleva una estrategia ex situ –como se llama técnicamente– para hacer trabajos de restauración en el hábitat natural de las especies.

Aparte de lo novedosas para la flora universal, también es significativo que se continúen estos hallazgos, cuando Cuba ha sido una de las floras más estudiadas, por ser la isla oceánica de mayor número de especies endémicas, con más de 3 000.

Ello se debe a que existe personal especializado suficiente a partir del triunfo revolucionario para continuar las investigaciones que antiguamente iniciaron destacadas figuras como Juan Tomás Roig, Julián Acuña y los profesores del colegio La Salle, hermanos León y Alain.

La razón del interés de botánicos de diferentes partes del mundo puede ser, entre otras cosas, que en el país las montañas no son tan elevadas y no existen fieras ni animales venenosos, lo que permite realizar la labor sin riesgos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres